Arte de Puertas Abiertas

13.01.2014 16:20

En la Zona Velha de Funchal, en la portuguesa isla de Madeira, abundan las terrazas de restaurantes que asoman sus mesas y sus menús hasta la calle. También hay algunas galerías de arte que parecen aflorar tímidamente. Con más aplomo han mutado, desde principios de 2011, las puertas de viviendas y comercios que se han ido transformando en lienzos. Una autentica exposición al aire libre.

Bustos finiseculares en el acceso derecho del O Ginjinhas, una taberna, fantasías de dioses marinos y sirenas, caras de animales, pequeños espacios de cerámica, una blanca figura femenina sobre un fondo rojo, una chiquilla que se sorprende con el correo, planchas de surf hendidas en la arena de una desértica playa con palmeras, siluetas de colores que tratan de colgarse de unas anillas gimnasticas, retratos eclécticos, viejos recuerdos de escuela, la faz cubierta al modo de los tuareg, poemas dedicados a la isla, retratos en las entradas de la Tenda Velha, otra taberna, abrazos junto a jardineras a ras de suelo, jardineras a ras de suelo y, repetida, una breve frase que señala que ninguém pode sonhar por ti. Todo eso y más se encuentra entre las ruas del casco antiguo.

El proyecto Arte Portas Abertas nació de la mano de diversos artistas que se coordinaron con el ayuntamiento de la ciudad y decidieron llevarlo a cabo en las calles de la ciudad vieja, principalmente en la rua de Santa María. El proyecto se inspiró en otro similar que se desarrolló en 1994 en la población de Valloria, en la Riviera italiana.

Inicialmente hubo reticencias entre los vecinos, que no estaban completamente convencidos con el proyecto, aunque lentamente fueron dando la autorización para intervenir sobre las puertas. La idea de Puertas Abiertas se apoya en el concepto de umbral, de apertura al arte y a la cultura y pretende abarcar vertientes artísticas que no sean exclusivamente la pintura englobando al resto de artes audiovisuales, escultura, fotografía y escritura, algunas, incluso efímeras.

Las primeras transformaciones las realizaron en abril de 2011. Marcos Milewski dedicó un mes al portal del número 77 de la rua de Santa María y Gonçalo Martins finalizó la primera puerta a pocos metros, en los números 81-83. Ellos fueron simplemente los dos primeros. Posteriormente las puertas pintadas se fueron extendiendo llegando casi al centenar por las calles aledañas, rua Portão São Tiago, rua dos Barreiros, las travessas de João Caetano y das Torres, la calçada do Socorro y las calles de Aspirante Mota Freitas y Dom Carlos I. Un nuevo universo de color que ha ocupado un espacio que amenazaba con tornarse monocromo.

© J.L.Nicolas

 

Ver más fotos