Eslovenia, la Costa Breve

12.05.2017 10:30

Eslovenia no es un microestado, pero tampoco un país muy extenso. En su occidente desciende de las montañas del Parque Nacional Triglavski, junto a Austria por la corriente del rio Isonzo, Soča en esloveno, que fue fronterizo con Italia. En consecuencia, la costa es un breve testimonio adriático y un pellizco de Istria.

En línea recta son unos diecisiete quilómetros, poco más que una muestra, el perímetro llega casi a los cincuenta que se reparten fundamentalmente tres pintorescas poblaciones en el norte de Istria: Koper, Izola y Piran. Como en el resto de la península, antes del periodo yugoslavo, el ambiente que se respiraba era fundamentalmente italiano, sin dejar de tener en cuenta los paréntesis austrohúngaros y sus raíces hundidas en la República Veneciana. No es raro encontrar tallas del león alado del Evangelista, San Marcos.

Acabada la Segunda Guerra Mundial y por el Tratado de Londres de 1954 la franja litoral que había sido el Territorio Libre de Trieste se dividió en dos sectores. El septentrional, con la ciudad de Trieste pasó a depender de la administración italiana. El meridional, la costa de Istria, a la República de Yugoslavia. Koper e Izola comparten, como, más al sur, otras poblaciones de la costa dálmata, el hecho de haberse establecido en islas que han acabado unidas al continente. Ambas durante la ocupación napoleónica, cuando sus muros fueron derribados y los escombros se emplearon para cegar los canales.

Koper, Capodistria para la población de habla italiana, con cerca de veinticinco mil habitantes, es el mayor núcleo habitado y el primero que se encuentra tras cruzar la frontera al sur de Trieste. De origen griego, fue llamada por estos Aegida. Roma la transformó en Capris y Bizancio en Justinopolis. Incorporada en el siglo XIII a la Republica de Venecia se convirtió en Capodistria, su nombre en el italiano que aún está presente ya que aquí reside la mayoría de la comunidad italiana de Eslovenia. El italiano es cooficial y se encuentra en los rótulos bilingües que identifican calles, direcciones, comercios y dependencias oficiales.

El núcleo de Koper es Titov Trg, la plaza de Tito, donde se concentran Pretorska Palača, la que fuera mansión del gobernador veneciano, una filigrana renacentista cargada de almenas. En la fachada no falta el león alado tallado en piedra. Al lado, Stolnica Marijinega Vnebovzetje, la catedral de la Asunción con su campanario de treinta y seis metros de altura accesible tras subir doscientos cuatro peldaños. La joya de la plaza está en la sencillez de la bella loggia porticada construida por Nicoló da Pirano y Tomaso da Venezia. Bajo sus arcos hay un agradable café. También sirven Laško, la cerveza del país. En la esquina de Čevljarska Ulica, la calle de los zapateros, hay una bocca della verità, un buzón de denuncias anónimas tan intrigantemente veneciano. Esta calle, que tiene algún edificio notable, da a Vrata Muda, la Puerta Muda. Es la única que queda de la docena que daban acceso a la ciudad a través de las murallas. También en ella se halla el Kolosej, cine y café. Al oeste de Titov Trg, la peatonal Kidričeva Ulica se dirige hacia la Marina. Antes de llegar a ella hay varias mansiones venecianas restauradas, una de ellas resalta por la singularidad de su decoración de cuadriculas rojas, amarillas y blancas. También hay una placa que conmemora la participación de Španski borci, los milicianos locales que participaron en las Brigadas Internacionales que combatieron al lado de la Republica durante la Guerra Civil Española, recordando la lucha contra el fascismo.

Junto al puerto está la antigua Taverna, no se trata de un bar sino de un almacén porticado del siglo XV donde se almacenaba la sal. En la vecina plaza Carpaccio se levanta una columna dedicada a Santa Justina, conmemora que la ciudad aportó una galera a la flota que en 1571 derrotó a los turcos en la Batalla de Lepanto. Aquí mismo también se halla Cerkev Sv Nikolaja, la iglesia de San Nicolás, antigua sede, en 1594, de la cofradía de pescadores y marineros.

El nombre de Izola, la siguiente población costera siguiendo en dirección al sur, proviene del italiano Isola, por la isla que también fue. Aunque en tiempos de Roma se construyó un pequeño puerto al que se denominó Haliaetum, del que, cuando la marea baja lo suficiente, se pueden apreciar algunas ruinas.

A pesar de su encanto un tanto desaliñado Izola no atrae tantos visitantes como sus vecinas Koper y Piran. Nominalmente su atractivo figura en sus antiguos edificios, el palacio rococó Besenghi degli Ughi, ahora una escuela de música en Gregorčičeva Ulica, la mansión veneciana neogótica Manzioli, que actualmente acoge a las oficinas de la comunidad italiana y frente a ella está la iglesia de Santa María de Haliaetum, Cerkev Sv Marije Alietska, aunque la del campanario reconocible a distancia es Župnijska Cerkev Sv Mavra, el de la iglesia parroquial de San Mauro.

Piran es la más meridional, pero es la joya de la corona en la costa eslovena. Se proyecta como un agudo punzón dirigido a las entrañas de Jadransko Morjie, el Mar Adriático. Debe su topónimo a que en la punta de la península se encendían fuegos para orientar a las naves griegas que se dirigían al puerto de Aegida, Koper. La raíz griega pyr, fuego, acabó derivando en Piranum para los romanos.

Su núcleo está en Tartinijev Trg, la plaza Tartini, que había sido un puerto interior hasta que fue ganado al mar en 1894. Dos años más tarde, en su centro, se colocó la estatua dedicada a Giuseppe Tartini, el compositor y violinista que nació en la localidad. Al fondo, entre una hilera de coloridos edificios, destaca el de la esquina, es una casa veneciana del siglo XV que aquí llaman Beneška Hiša y se atribuye su construcción a los amoríos de un mercader de Venecia con una heredera piranesa. En la misma plaza no falta la presencia de un par de leones de San Marcos, uno en un monolito sobre la misma plaza y otro en la fachada del ayuntamiento.

Tras la casa veneciana asoma el campanario de la Catedral de San Jorge, Stolna Cerkev Sv Jurija, del siglo XV, aunque su remodelación posterior quiso inspirarse en el campanile de la plaza de San Marcos. En la misma plaza están la iglesia de San Pedro, Cerkev Sv Petra, y la casa natal del compositor donde actualmente se celebran conciertos.

Adentrarse en las callejuelas de Piran es como recorrer algunos barrios de la propia ciudad de Venecia, hasta llegar a la plaza del Primero de Mayo, Trg 1 Maja, que fue el centro de la ciudad durante la Edad Media y antes de que se cubriera la plaza Tartini. Se la llamaba Stari Trg, la plaza vieja. En el centro hay una cisterna en la que se recogía el agua de lluvia.

En el extremo de la península, en un lugar sabiamente llamado Punta, allí donde se encendían las hogueras, hay un faro y es una señal de que los tiempos están cambiando.

© J.L.Nicolas

 

Ver más fotografías