Kernow

19.05.2013 12:21

Ann tenía diecisiete años. Yo también. Era 1977 y ella pasaba algunas semanas de aquel verano en Barcelona. No recuerdo exactamente como nos conocimos. El caso es que a partir de entonces pasamos días enteros juntos. Leíamos al mismo tiempo Le Petit Prince de Saint-Exupéry, en su mal y en mi peor francés. Coincidíamos en los bares y también en las fiestas. Ann apenas empezaba a hablar castellano, yo hacía poco tiempo que chapurreaba inglés. Solíamos recorrer de arriba a abajo las ramblas y viceversa. Así nos entendíamos, a medias.

Treinta y tres años más tarde visité su país. Kernow, Cornwall, o Cornualles, según la lengua que se emplee. Tierra celta de seres mágicos y de ensueños. De fantasías también. Patria de Puck, Oberon, de Arturo, Merlín, Morgana y Ginebra. De la resistencia a los sajones. De la gente menuda y de las hadas, de mineros y duendes que pasan el día bebiendo y fumando, tal como los lepricanos irlandeses. No  esperé volver a encontrarla. Y si lo hubiera hecho, ¿nos habríamos reconocido?. Estoy convencido de que no. Ni siquiera lo intenté. En 1977 Ann era delgada y alta, pelirroja de pelo largo. Yo también lo era.

Cornwall queda ciertamente un poco alejada de los monolitos de Stonehenge, en el Wiltshire, pero posee una cierta conexión. Un recuerdo ignoto quizás. Un punto de partida. Cornwall también tuvo su propia lengua, el cornish, una variante del celta, en la que el país se llama Kernow. Se cree que la última persona que habló cornish fue Dolly Pentreath, quien murió en 1777. De ella se cuenta que sus últimas palabras fueron Me ne vidn cewsel Sawznek!, Yo nunca hablaré inglés!. Dolly vivió cerca de Mousehole, un pequeño pueblo de pescadores, con un par de pequeñas y bonitas playas cercadas por los diques del puerto. Allí mismo el Ship Inn, pub y bed and breakfast, sirve unas estupendas ales de la zona. La Tribute, por ejemplo.

El Océano Atlántico agita violentamente las crestas de las olas al norte de la península. Azotan, en Tintagel, la isla en la que se yerguen los restos del castillo de Arturo, el de la mesa redonda. Al margen de los reclamos para turistas, las trazas del ciclo de Arturo, descritas por Geoffrey of Monmouth en  Historia Regum Britanniae en el siglo XII y continuadas por Sir Thomas Malory doscientos años más tarde, se hallan, además de en Tintagel, millas al este, en la Tor Hill de Glastonbury, donde se cree que una vez existió Avalon y  reposan los restos del rey.

Cornwall está plagado de pequeñas poblaciones que en su día vivieron de la pesca, de la minería del estaño, del contrabando o del saqueo de los naufragios. Hoy los ingresos provienen del turismo, básicamente británico y francés. Las pastelerías que suministran los pasties, las típicas empanadas rellenas de patata, carne y cebolla, y los locales con los consabidos imanes de frigorífico y otros souvenirs, florecen en las calles principales de Padstow, Saint Ives, Newquay o en el parque de atracciones de Land’s End. Pero, aun a pesar de la presión de los nuevos bárbaros, algunos pueblos conservan un cierto encanto, cómo el pintoresco Polperro, ya en las cercanías de la puritana Plymouth. Al fondo de una estrecha rada Polperro aun mantiene una flota pesquera activa.

El Canal de la Mancha tiene sus similitudes en ambas costas. Los blancos acantilados de Ault tienen su reflejo en los que se yerguen entre Bournemouth y Plymouth. El célebre Mount Saint Michelle de la Normandía francesa  se convierte en Saint Michael’s Mount frente al pueblo de Marazion. En función del estado de la marea la isla es accesible a pie, a lo largo de un estrecho sendero, o en barca, de puerto a puerto. Sede de un monasterio benedictino, en Saint Michel se iluminó en 1588 una linterna para advertir de la llegada de la Armada Invencible española y durante la guerra civil inglesa, entre 1642 y 1646, aquí resistieron los realistas a los embates de las tropas de Cromwell.

No encontré a Ann. Y si ella se cruzó conmigo no me reconoció. Probablemente Ann fuese algún tipo de hada. Yo simplemente un lepricano.

© J.L.Nicolas   

 

Ver más fotos