El Faro del Fin del Mundo

29.09.2014 09:13

Estaba pasando las Navidades en Kaitaia, en el norte de la Isla del Norte, cerca de Liquor’s King, una tienda de licores como su nombre indica. Ahí compré una botella de Lindauer Brut, una especie de champaña local para celebrar el 25 de diciembre a solas en el salón del motel, el Kauri Lodge, al sur de la principal vía de la localidad, Commerce street. A veces paseaba arriba y abajo por ella, como solía hacer en otros tiempos en otros lugares. Un sinsentido como otro.

Kaitaia es una población indolente que alberga a cinco mil habitantes en la base de la península de Aupori, atravesada por la carretera 1 entre Auckland y el extremo norte de la isla, Cabo Reinga. Tiene el mérito o la virtud de ser uno de los lugares más cálidos del país. No muy lejos arranca el inicio de Ninety Miles Beach, la playa de las noventa millas. En realidad tiene cincuenta y cinco, lo cual tampoco es despreciable. En alguno de sus tramos, de espaldas al mar, se puede tener la sensación de estar en el centro del Sahara o del desierto del Gobi. Las dunas se mueven desplazando finas cortinas de arena sobre sus aristas, al capricho del viento. Hay carteles del departamento de conservación que advierten a los vehículos sobre el peligro de circular sobre la arena durante las horas previas y posteriores a las mareas. Además de los carteles también quedan semienterrados, asimismo a modo de advertencia, los esqueletos de más de un automóvil que apenas sobresale de la arena.

Las noventa y nueve millas acaban en el cabo Maria Van Diemen, testimonio del paso de Abel Tasman y en homenaje del holandés a su patrón, el entonces gobernador de Batavia, Anthony Van Diemen. Un poco más al norte, hasta donde ya no queda más norte, está Cabo Reinga, el punto más septentrional del territorio, con el permiso de los Surville Cliffs, los acantilados que, treinta quilómetros al oeste, sobrepasan ligeramente el record. En Cabo Reinga se encuentran las aguas del Mar de Tasmania y el Océano Pacífico, incluso, a veces, casi es posible distinguirlos cuando las corrientes enfrentan las olas. Para la mitología maorí es la unión, masculina y femenina de Te Moana-a-Rehua y Te Tai-o-Whitirea, los mares de Rehua y Whitirea.

Te Reinga o Te Rerenga Wairua, significan el mundo inferior o el lugar de donde saltan los espíritus. El cabo es el punto desde donde lo hacen las almas sobre Spirits Bay para reunirse en su lugar de origen: Hawaiki, origen de la cosmogonía maorí. Antes de llegar, desde las cercanas Islas Three Kings o Manawa, lanzan una última mirada atrás.

Cerca del extremo del cabo una torre octogonal de una decena de metros de altura aloja el blanco faro que parece decorar el paisaje. Fue construido en 1941 y, automatizado en 1987, continua operativo. Su haz de luz quizás no traspase el fin del mundo ni llegue hasta Hawaiki, pero por lo menos las embarcaciones, en un radio de cuarenta y ocho quilómetros, se pueden orientar con el rayo que, cada 12 segundos, alumbra en el horizonte.

© J.L.Nicolas

 

Ver más fotos