Ellan Vannin

27.06.2014 12:29

La Isla de Man, Ellan Vannin en gaélico, un pequeño punto en un mapamundi entre Irlanda y la Gran Bretaña, es básicamente conocida por un par de cuestiones. La primera por ser un paraíso fiscal. No se aplican impuestos sobre ganancias ni transferencias del capital, ni beneficios.  A pesar de que la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico reconoce que el gobierno de la Isla se ha comprometido a mejorar la transparencia y el intercambio de información. La segunda el Tourist Trophy, la célebre competición de motocicletas que se celebra anualmente y de modo ininterrumpido desde 1907, cuando veinticinco idólatras de la velocidad sobre dos ruedas establecieron un circuito de unos sesenta quilómetros que rodea el centro de la isla. La dificultad del recorrido se ha llevado en este poco más de un siglo a dos centenares de vidas. Las carreras fuera de circuito cerrado están prohibidas en Inglaterra.

Esta dos particularidades permiten ejercer en Man actividades que no se desarrollan en el resto de las islas británicas, incluyendo las deportivas. Man es y no es Inglaterra. La Isla de Man, Ellan Vannin, es, desde 1866, una dependencia de la Corona Británica, es decir, pertenece a su Graciosa Majestad, quien se encarga de su defensa y de su representación internacional, pero no forma parte ni del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte ni de la Unión Europea, a pesar de que la Corona si otorga la ciudadanía de sus ciudadanos, quienes de este modo son asimismo ciudadanos del Reino Unido y consecuentemente de la Unión Europea. No está mal. Además pueden emitir monedas y billetes, sus sellos y poseen su propio registro de matriculación de vehículos y dominio de internet.

Leer más en edición impresa

Leer más en e-Book

© J.L.Nicolas

 

Ver más fotos